miércoles, 4 de noviembre de 2015

NOTAS SILVESTRES EN NUESTRO CANARIO



REPASO A NUESTRO CODIGO DE CANTO ACTUALIZADO DESDE EL 2014

Por Rafael Hedrera

Me gustaría dar un repaso a una nota del código que por su complejidad y estructura fonética, puede llevarnos a errores de apreciación y con ello al desconcierto a la hora de entender a nuestros canarios.
En este caso me voy a centrar en los Floreos en Riña o Floreos sesgados como también se les conoce por algunas zonas.
Tenemos que diferenciar dentro de este tipo de Floreos, dos modalidades:

1º- Floreos de riña dominantes 
              
Este tipo de Floreo posee mucha personalidad y nos da mucha información de los canarios que deciden introducirlo en su repertorio. Es un giro dominante y autoritario; el canario al emitirlo intenta trasmitir un claro mensaje a sus congéneres de  dominio territorial, intentando trasmitir  o comunicar  esta parcela esta ocupada por mi y todo aquel que intente  invadirlo o pasar por ella, tendrá que rendir cuentas ante mi “. Al mismo tiempo debido a la intensidad con la que se suele ser ejecutado, rompe un poco la armonía de la canción, ya que las consonantes que suelen estar presentes en este determinado giro son la R y la J, que mezcladas con las vocales que acompañan a la nota, hacen que se perciba en mayor o menor medida un sonido rasgado, roto o desgajado, en definitiva poco musical o armonioso de cara a lo que nosotros intentamos obtener de ellos, quedando lejos de nuestro objetivo que es conseguir una canción más melódica y musical, dando la sensación en algunos momentos, de que estamos presenciando una rivalidad territorial más que una canción musical. A continuación pondré algunos ejemplos de estas notas en estado puro:


En definitiva este tipo de floreos tienen que expresar, autoridad, agresividad, acometividad, provocación, mordacidad, territorialidad, intensidad, desproporción en volumen, pudiendo ser penalizados como faltas en la planilla, si quedara afectada la musicalidad y armonía de la canción debido al giro.

Ejemplos onomatopéyicos

RRRrriiiIIIiirrjjjjJJiíííÍÍjjjj
JrrJjaaiijjíjjrj  ---- jrrjreeijjrRRRiiííírrrRRRiiiuu             AL ANTOJO DEL PAJARO

   Consonantes
       R  r  J  j   
                    
           Vocales
A-a  E-e  I-i  O-o  U-u
 
          
  
2º- Floreos de riña suaves y musicales

En este tipo de floreos si se dan los tres elementos imprescindibles para crear música (ritmo-melodía-armonía), por lo que su presencia en la partitura seria permisiva y positiva, siempre que el canario no la emita de forma excesiva, ni que el pájaro descanse mucho en ella, ya que entonces podríamos estar ante una nota básica en su repertorio, perdiendo gran parte de su atractivo y belleza musical como nota silvestre, restando esa sensación de dulzura salvaje que la caracteriza.
Su presencia en el repertorio tiene que ser ocasional y esporádica, sin orden ninguno en la canción, ya que su valor musical radica en la espontaneidad y ese matiz silvestre que aporta a la canción, siempre situada entre las tonalidades medias –altas, sin llegar a la estridencia. Debido a las consonantes
que la componen, este tipo de notas son peligrosas, ya que su ritmo de emisión es continuo y pueden degenerar en sonidos rodados no deseados, como rodadas, timbres metálicos, prolongación de las silabas degenerando en continuidad y enlaces no deseados con otras notas similares. Al mismo tiempo dependiendo de la vocal que intervenga en su composición, puede situarse en tonalidades diferentes situándolas en un escenario poco deseado, como sonidos rozados  e incluso acabar en rascadas o sonidos malsonantes .
Para que esto no ocurra tiene que existir un equilibrio entre consonantes y vocales, en una misma altura tonal, con un ligero predominio de las vocales sobre las consonantes, para una mejor dicción, vocalización y articulación, trasmitiendo esa sensación sonora de dulzura y suavidad melódica.
A continuación pondré algunos ejemplos de estas notas en estado puro:


          Ejemplos onomatopéyicos

RÍrÍrÍrÍrrÍÍÍÍrrriuuUUui                       
rUUrrUrUiííÍrrriiÍÍÚÚuu                                            AL ANTOJO DEL PAJARO    
rrrrAaArrÍÍÓUÍÍrrriririririUUÍ
         
  Vocales
A-a  E-e  I-i  O-o  U-u

   Consonantes
       R  r  J  j  
Posible  “L”                    

A veces, debido a la dulzura que intenta imprimir el canario al giro, va jugando con la nota a su antojo, intercalando entre las consonantes  “Rrr”  una consonante de menos carácter como es la “L”, quedando de la siguiente forma:    rÍÍrrirLrIIrIrLLllLríÍriuÚ, creando algo de confusión entre los criadores, ya que la consonante “L”  por sus características tan especiales, está muy presente en las sonoridades acuosas, imprimiendo con ello un ligero matiz de sonoridad acuosa a dicho Floreo, siempre en segundo plano y sin quitar identidad al propio giro, conjugando las dos sonoridades la metálica y acuosa, trasmitiendo con ello un sonido bello y musical similares a los característicos del Ruiseñor.

DIFERENCIAS ENTRE LOS DOS TIPOS DE FLOREOS

Básicamente su diferencia radica en la forma de trabajar la emisión, factores como la intensidad, dureza de las consonantes  que la integran, vocalización fluida, equilibrio de consonantes y vocales, agresividad, ritmo, sostenimiento de la nota en el tiempo, suavidad y dulzura, modulaciones……por destacar algunas, pero la más importante de todas y la que mejor resume la diferencia entre las dos para decantarnos por una o por la otra, es:
“Esta nota cuando sea emitida por el canario en forma de sonido musical, tiene que trasmitir al criador que la escuche sensaciones de deleite, libertad y esencia salvaje, provocando emociones y asombro”.

UNIDAS POR ALGO EN COMUN

Una vez detalladas algunas diferencias entre ellas, me gustaría resaltar y puntualizar que los dos tipos de Floreos en riña, independientemente de la modalidad empleada en su emisión, su presencia en la canción tiene que ser puntual y esporádica, al mismo tiempo sin orden en la canción y sin buscar el protagonismo en ningún momento de la partitura. 



                                                                  Algeciras a 4 noviembre de 2015

SONORIDADES ACUOSAS



LA PRESENCIA DE SONIDOS ACUOSOS EN LA CANCION DEL TIMBRADO DISCONTINUO
2ª Parte
Por Rafael Hedrera

En este artículo quiero poner de manifiesto la influencia que tienen las  notas de sonoridad acuosa en el repertorio de nuestros canarios. Se puede empezar resaltando que existe entre nuestra afición, un tanto por ciento considerable de canaricultores a los cuales, no les gusta la presencia de giros acuosos en las canciones de sus ejemplares. Esto podría estar originado, por la creencia de que son notas de escaso valor musical y que pueden desviar la identidad tímbrica que caracteriza a nuestra raza ( metalicidad y brillantez en su voz ), complementada con majestuosidad y toda ella enmarcada en un registro tonal adecuado, que puede oscilar entre el medio-alto y alto-agudo, sin caer en estridencias, ni sonidos rozados o malsonantes.

Claro está, que identificando a nuestro canario como TENOR entre las razas de canto reconocidas oficialmente por la COM, poseyendo las cualidades antes mencionadas, parece que pasan a segundo plano la ubicación de estas notas en el repertorio ó canciones de nuestros canarios, debido a sus tonalidades graves (aguas lentas y aguas semiligadas),  dejando a un margen los timbres de agua ó Blibleos, que debido a la presencia exigida de la vocal  "i" , la situariamos en una tonalidad aguda. Me gustaría analizar en profundidad este tema, debido a la gran importancia e indiscutible aportación musical, que para mí generan estas sonoridades en la partitura de nuestros noveles.

Definición de sonidos acuosos según nuestro actual código de canto (FECC) año 2015:

Artículo 24.- Sonidos Acuosos.

En nuestro caso, sonidos emitidos por el canario que se asemejan al del agua
corriendo en un arroyo, o a las gotas de aguas cayendo desde una cierta altura. En la traducción onomatopéyica que hacemos de estos sonidos los  consideramos representados por sílabas en las que siempre está presente la unión de las consonantes “GL”, o “BL” (en otros idiomas también se expresa “WL”), unidas a las vocales “I”, “O”, “U”, y sus diptongos y triptongos. Estas sílabas dan origen a las notas que componen los giros acuosos, en los que según sea el ritmo de emisión de los mismos, tendremos las aguas lentas y las aguas semiligadas.






A continuación los giros con sonoridad acuosa contemplados en nuestro código y recogidos en nuestra actual planilla oficial:

1.3. Timbre de Agua – Blibleo.

El Timbre de agua ó Blibleo es un giro semicontinuo, timbre o sonoridad acuosa y texto fonético limitado formado por las consonantes “B” o “G”   la consonante “L” y la
consonante “W” y la vocal “I” (ej.: blibliblibli...). A pesar de tener ritmo de emisión semicontinuo, la cadencia adecuada será aquella que nos permita percibir claramente las consonantes y las vocales típicas del giro, en caso contrario la dicción se desdibuja y se pierde parte de la sonoridad acuosa. El sonido acuoso es el que da personalidad propia a este giro y justifica su carácter de timbre especializado.
Valor positivo: Hasta 6 Puntos.

GIRO T. AGUA BLIBLEO
RITMO EMISION SEMICONTINUO
SONORIDAD ACUOSA
TEXTO FONETICO LIMITADO
CONSONATES Y VOCALES
Consonantes B, G, L,W
Vocal I
EJEMPLOS Blibliblibli...Gligligligli..
PUNTOS Hasta 6 PUNTOS

                     


1.11. Agua Lenta.
El agua lenta es un giro de ritmo discontinuo, timbre o sonoridad acuosa y texto fonético limitado por la presencia de las consonantes “B”, “G”, “L” y “W”, así como posible “D” final, y las vocales “A”, “I”, “O” y “U”. El mejor ejemplo posible es un grifo que gotea sobre un cubo medio lleno. Si en todos los giros es precisa una buena dicción, en el caso de las variaciones de sonoridad acuosa esta exigencia alcanza su mayor expresión, ya que si las consonantes que intervienen en este tipo de giros no son emitidas de una forma nítida y pura se produce un sonido emborronado que hace perder al canto gran parte de belleza y musicalidad.
Valor positivo: Hasta 9 Puntos.


GIRO AGUA LENTA
RITMO EMISION DISCONTINUO
SONORIDAD ACUOSA
TEXTO FONETICO LIMITADO
CONSONATES Y VOCALES Consonantes B, G, L, W, posible D final
Vocales A, I, O y U
EJEMPLOS
Blob blob blob
Blou blou blou
Bloui bloui
Glub glub glub
PUNTOS Hasta 9 PUNTOS





1.12. Agua Semiligada.
El agua semiligada es un giro de ritmo semicontinuo, timbre o sonoridad acuosa y texto fonético limitado por la presencia de las consonantes “B”, “G”, “L” y “W”, así como posible “D” final, y las vocales “A”, “O” y “U”. Las únicas diferencias con el agua lenta estriban en el ritmo de emisión y en que no admitiremos la presencia de la vocal “I”, puesto que, dado el ritmo de emisión semicontinuo del agua semiligada, nos hallaríamos ante un timbre de agua.
Valor positivo: Hasta 6 Puntos.

GIRO AGUA SEMILIGADA
RITMO EMISION SEMICONTINUO
SONORIDAD ACUOSA
TEXTO FONETICO LIMITADO
CONSONATES Y VOCALES Consonantes B, G, L, W, posible D final
Vocales A, O y U
EJEMPLOS blablablabla.....bloblobloblo....blublublublu...glubglubglub.....globdgloblo
bloubloubloui....bloblubloblobluglud...wlobloglob....globglobw..glob..glob..glob….globglobglobglob……entre otras…
PUNTOS Hasta 6 PUNTOS

Si observáis se pueden conjugar estas consonantes con las vocales al antojo del pájaro que las vocalice, pero siempre que sean emitidas con claridad y dicción, sobre todo articulando  las silabas que la integran; el ejemplar que las interprete tiene que intentar  dominar  las vocales sobre las consonantes, para una correcta vocalización  y  percepción sensorial, ya que debido a su sonoridad acuosa, este giro en concreto, se requiere indispensablemente una buena ejecución-dicción, para que el resultado sea el buscado, un buen sonido acuoso sin emborronamiento, sin encharcamiento, sin que se perciba opacidad entre las consonantes y vocales que integran el mismo, en definitiva que haya fluidez y  una correcta vocalización.

Me atrevería a decir que nuestros canarios necesitan de estas notas para desarrollar con éxito su trabajo a la hora de componer, debido a que enriquecen su partitura, aportando calidad  sonora a la canción  y, al mismo tiempo, obligan al pájaro con la presencia de estas notas a enlazarlas con otras del repertorio, originándose una combinación y sucesión de sonidos que acaban trasmitiendo suavidad, armonía y musicalidad.
Nuestro cerebro es capaz de interpretar las diferencias de tiempo y de intensidad entre el sonido que llega a cada uno de nuestros oídos para determinar la dirección de la que provienen. Además de esto, el cerebro procesa una gran cantidad de información contenida en el sonido que nos permite recrear la realidad a través de lo que oímos. Cuando realizamos una mezcla musical estamos aprovechando todas estas facultades de nuestro cerebro para reproducir una imagen sonora, que en el caso de la música será recreada o totalmente inventada.
Esta forma de percibir el sonido necesita de la intervención de nuestra consciencia, es decir, para recrear una imagen sonora tenemos que realizar una escucha activa, prestar atención a lo que estamos escuchando, de otra forma nuestro cerebro no es capaz de trazar una imagen. Cuando no prestamos atención a lo que estamos oyendo el cerebro no fábrica una imagen, pero nuestra percepción sigue funcionando ya que las ondas sonoras siguen llegando a nuestro cuerpo e inconscientemente estamos percibiendo el sonido. Nuestro oído está optimizado para captar las frecuencias medias donde se desarrolla el lenguaje, pero para las frecuencias más bajas y más altas se ayuda de otros medios de percepción, como es el tacto. Podemos decir que percibimos el sonido con todo el cuerpo. Podríamos poner de ejemplo para este concepto cuando se nos eriza el bello al escuchar determinada música, letra de canción o cierto instrumento musical, todo ello originado por las sensaciones percibidas en nuestro cuerpo transformadas en manifestaciones corporales.
Cuando los canarios realizan una mezcla de giros o mejor dicho conjugan varios sonidos,  por ejemplo cuando emiten variaciones conjuntas, debemos tener en cuenta todos esos procesos sensoriales y aprender cómo ese resultado musical afecta a nuestra percepción y, por lo tanto, a las sensaciones que el sonido nos genera.
Dependiendo del grado sensitivo auditivo, musicalmente hablando, que cada persona posea, se estará más cerca del trabajo musical construido por nuestros canarios.
Cuando se trata de aguas lentas, bajo mi criterio la nota de agua de mas valor, el canario debe trabajar estos giros y redondearlos  para que suenen melódicos y armoniosos, causando con ello que el pájaro se esfuerce en la ejecución y sostenimiento de estas notas, que como bien es sabido por el criador, no son de fácil ejecución con garantía de éxito, ya que estas notas exigen grandes esfuerzos  y concentración en la respiración, debido a que si no se realizan con estos requisitos, degeneran en sonidos emborronados, desdibujados, carentes de esa dulzura que la caracteriza. Esto es debido a lo vulnerable que son las consonantes que intervienen en estos giros como pueden ser B,L,W,G incluso a veces la D, acompañadas de las vocales graves A, I, O y U, que conjugadas entre sí con maestría, trasmiten esa sonoridad acuosa que hace honor a su nombre y sensibilizan a todo criador que las escuche, de lo contrario sin esa maestría y delicadeza, desembocan en sonidos no deseados, dando la sensación de encharcamiento en la partitura, consiguiendo que el ejemplar de una imagen pobre y deficiente.

Después de exponer anteriormente mi opinión desde un punto de vista  mas bien musical que estructural de lo que a mi entender aportan los sonidos acuosos al repertorio de nuestros canarios, me gustaría matizar que debido a lo anterior mencionado y a la perdida de interés de estas notas por parte de la afición, cada vez se escuchan menos notas de aguas de calidad óptima. Cuando digo de calidad me refiero con identidad propia, aguas lentas puras o semiligadas bien batidas. Cuando nos centramos en la letra de la canción de nuestros pájaros, que aplicadas a  nuestro código de canto serian las notas, nos sorprende ó por lo menos nos puede llamar la atención la poca presencia de aguas puras en su repertorio y, cuando las encontramos, dejan mucho que desear como nota musical. Tendríamos que agudizar muchísimo el oído y empezar a buscarlas en las variaciones conjuntas donde residen la mayoría hoy en día, no teniendo el valor musical que de ellas se espera, siendo esta nota, la variación conjunta, la referencia  a tener en cuenta por el juez que los enjuicie, a la hora de puntuar las aguas en la casilla correspondiente, debido a no encontrarlas presentes en el repertorio de forma independiente o con identidad  para ser valoradas con suficiente criterio.

Llegados a este punto sobre las aguas, me gustaría  subrayar la importancia de ellas para nuestro canario, ya que como antes expuse son puntos de equilibrio sonoro a la hora de conjugar entre sí sonoridades metálicas-acuosas y huecas, creando en definitiva armonía - música. Es tan simple como intentar hacer mezcla para la construcción de viviendas sin algún elemento indispensable (agua-arena-cemento) ó para fabricar pan (agua-harina-determinada temperatura de cocción), los ingredientes o elementos son indispensables para construir y fabricar cosas.

                                        Conjunción  de sonoridades

                                                                Metalicidad   
           Acuosidad                                                                                               Oquedad
 
                                                                        
                                                        

       Musicalidad              

PARTITURA MUSICAL


Que oído humano pasaría por alto la belleza y dulzura que trasmiten las sonoridades acuosas enlazadas o conjugadas con las demás notas, siempre que no resten o afecten a la  identidad de nuestro canario (voz metálica y brillante). Las aguas son notas necesarias en nuestro viaje hacia la fantasía y musicalidad, pasando a ser compañeros de viaje indiscutible y necesarios el uno para el otro a favor de la evolución de nuestro cantor como raza de canto mundial. Recordemos esta última frase a la hora de querer interpretar y valorar los giros acuosos en las canciones de nuestros pájaros "Compañeros de viaje en el camino evolutivo de nuestros canarios como raza de canto indiscutible" .

Siempre que sepamos equilibrar y trabajar en nuestras líneas o estirpes las notas ó giros acuosos, teniendo la presencia justa en la partitura, ganaremos en variedad y riqueza musical, aportando con ello sonoridad melódica al resultado de nuestro trabajo de aviario.




Algeciras (Cádiz), a 21  septiembre 2015